La Laguna de Catia, la historia que todo catiense debe conocer

Aquella laguna de Catia, preferida de los caraqueños en el disfrute de la naturaleza en la ciudad de los techos rojos visitada frecuentemente por los llamados: Domingueros..

Douglas Valero en una extraordinaria y documentada crónica nos narra de manera didáctica y breve el origen de la Laguna de Catia. Historia que todo catiense está obligado y debería conocer. Pero, además, es un aspecto del pasado de la ciudad que todo caraqueño debe tener presente. Los invitamos a leer este interesante material

Aquella Laguna de Catia, preferida de los caraqueños en el disfrute de la naturaleza en la ciudad de los techos rojos visitada frecuentemente por los llamados: Domingueros…

Mucho se ha hablado en nuestra página referente a la crónica que nos ocupa y quizás bastante trillada, aun así quise colorear estas fotos para observar dicha laguna en otra dimensión..

Entre los muchos recuerdos de Catia en la parroquia Sucre se conserva uno que quizás los habitantes más jóvenes no conocen.

Hacia 1926 existió una laguna muy concurrida por los catienses de la época, quienes cada domingo acudían a este depósito natural para refrescar sus tardes y ponerse al día con los pormenores de la pequeña comunidad.

De acuerdo con el cronista de Catia, José Vera, esta laguna data de 1557 y estuvo ubicada a tres cuadras de la plaza Juancho Gómez, lo que hoy en día se conoce como la Plaza Catia.

En sus años de existencia era visitada con frecuencia por los “Domingueros” (así se les decía a las personas que se entretenían los días domingos) éstos se reunían en sus orillas para hacer picnic, realizar paseos en botes y visitar un bar cercano llamado “La pulmonía”, local que recibió su nombre porque estaba ubicado en un punto donde las brisas y neblina que caía del pueblo de El Junquito pegaban fuerte.

Sobre la ubicación exacta de aquel estanque tan cotizado en la época de antaño, Vera detalla que la parte más profunda aún se encuentra debajo del Hospital General del Oeste, Doctor José Gregorio Hernández,entre la Recta de los Magallanes.

Según sostiene, su desahogo principal era la calle Panamérica, por eso “el sector Gramoven siempre se encuentra en un ambiente húmedo y frío”, explica.

Paso a la modernización

LagunaCatia2

Éste depósito de agua toma relevancia cuando el General Juan Vicente Gómez designó a su hermano como responsable del cuidado de los terrenos aledaños.

Fue así como la Laguna de Catia pasó a ser un sitio muy concurrido por los habitantes del oeste de Caracas.

Sin embargo, para el año 1932 el General decide secar varios lugares de la ciudad con acumulación de agua para darle paso a la construcción de la urbanización “Nueva Caracas”. Entre ellos, las lagunas de: El Paraíso, Los Chorros y la de Catia.

Sobre este hecho, Vera comenta que las dos primeras pudieron consumirse en dos años, pero la de Catia tardó aproximadamente unos 7 años.

El historiador insiste en que debajo de las edificaciones que se encuentran en los Magallanes aún sigue viva aquella laguna de agua turbia en la que los catienses se paseaban en botes desde un pequeño muelle.

Tal fue la significación de este lugar que cuando se construyó el Parque Generalísimo Francisco de Miranda ( conocido como Parque del Este) se tomaron en cuenta las dimensiones del pozo para la réplica que forma parte de las atracciones del jardín.

Aunque la laguna haya cedido su espacio para dar paso a la modernización de Caracas, aún vive en la memoria colectiva de los algunos abuelos catienses que de niños pudieron apreciar la majestuosidad de sus aguas y suavidad de sus brisas.

Crónica y coloreo de fotos: Douglas Valero

13 pensamientos en “La Laguna de Catia, la historia que todo catiense debe conocer

  1. Yo no la conocí pero lo que e leido en varios artículos de personajes como Oscar Yanes y otros que a la Laguna la visitaban políticos como Jóvito Villalba,Romulo Betancourt que pertenecían a la generación del 28 y otros, pero al final era una Caracas bellísima como decía Oscar: así son las cosas

    Me gusta

  2. Muy buenos Días Amigos, , yo viví en la calle Esmeralda a 3 Casas de la laguna de Catia , y estudie en la Escuela CIUDAD DE CARACAS, Calle Mauri , ya para ese entonces , ya era un riachuelo de aguas servidas , me imagino hoy en día 11/4/2020 , no debe existir debido a la proliferación de Casas a su alrededor.

    Me gusta

    • Buenas noches. Yo también estudié en la escuela Ciudad de Caracas, de donde fui promovido al Liceo Juan Landaeta en 2006 y, efectivamente, ya no es posible observarla debido a la pavimentación y urbanización de la zona. Lamentablemente la infraestructura del liceo fue demolida en 2012, lo que obligó a la directiva a pedir la colaboración de la escuela Ciudad de Caracas y la escuela Nuestra América para poder continuar con sus actividades, como lo han venido haciendo hasta la actualidad

      Me gusta

  3. Me crié en los Magallanes, y estudié en el Calasanz. Era una época estupenda, donde todos éramos buenos amigos y vecinos. En las tardes bajaba una neblina que había que ponerse chaqueta, y no se veía a más de cinco metros. Buenos y gratos recuerdos! Gracias por el artículo!

    Me gusta

  4. Yo recuerdo que por el año 1987, recién llegado de Punto fijo a Caracas, para estudiar arte dramático en la “Juana Sujo”, y residenciado en la Fundación Mendoza (Alta vista) donde mi tío, es pues que para ayudarme mi tío me consigue un trabajo a tiempo convencional, como vendedor de bolsitas de chupetas en los distintos quioscos de toda Caracas, por supuesto empecé en mi zona donde vivía (Alta Vista Catia). Como mi persona estaba entusiasmada por esa manera de generar ingresos, es pues que no me importó meterme en “zona bien adentro” de Alta Vista, en dirección hacia el Ávila, por supuesto, buscando alguna bodeguita escondida. El caso es que, recuerdo aun perfectamente que llegué a cruzar dos puentecitos donde se apreciaba abajo, a metro y medio, agua clara y limpia, no era un canal de aguas negras, pues no olía mal, reitero, era un manantial limpio y con piedritas como los riachuelos donde se aprecia la corriente del agua suave y sonora. Entonces, sobre el artículo de arriba, me pregunto, acaso este riachuelo para antes de 1920 tendría su fin o “llegadero” a “La Laguna de Catia”? Para 1987 ya no existía tal Laguna, entonces de seguro este pequeño riachuelo iba a terminar en algún canal de aguas servidas… me preguntó para hoy del 2020…Existirá todavía ese pequeño riachuelo? El mismo ubicado, en ese entonces cuando lo experimenté, a la altura entre estación de metro de Gato negro y Agua salud; de ahí subir en dirección al Ávila unos cuatrocientos (400) metros.

    Me gusta

  5. ¿Cómo es eso de que la laguna data de 1557? ¿Será. Que es una laguna artificial que construyó Francisco Fajardo? Creo muy respetuosamente que debe revisar la redacción. ¿O será que la referencia más antigua que hay de la laguna data de esa fecha

    Me gusta

    • es muy probable que dicha laguna que si existiera de hace mucho tiempo, pues en toda catia habian al rededor lagunas para cuando la epoca urbana empezo, en la carta catastral de mi casa indica que en esos terrenos habia una laguna (altavista, gato negro)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s