Caracas, enterró el pasado y dio paso a la modernidad

Cavando el futuro

Dramática grafica realizada en 1952 por el excelente fotógrafo Rafael Hernández desde la baranda del costado Este del Teatro Municipal hacia Mercaderes y Bolsa, notese al fondo de la imagen la segunda Ceiba y a la derecha la esquina que conducia hacia Palma frente a la fachada Oeste de la Iglesia de Santa Teresa.

Dramática gráfica realizada en 1952 por el excelente fotógrafo Rafael Hernández desde la baranda del costado Este del Teatro Municipal hacia Mercaderes y Bolsa, notese al fondo de la imagen la segunda Ceiba y a la derecha la esquina que conducía hacia Palma frente a la fachada Oeste de la Iglesia de Santa Teresa.

 

Allí nos muestra una pala mecánica al momento de desgarrar parte de las entrañas de nuestra Caracas para la construcción del túnel que comunicaría a Municipal y la Bolsa durante el comienzo de las expropiaciones y demoliciones recurrentes en el sitio.


Las fachadas como mudos testigos contemplan la acción, ya años atrás había caído bajo la “bola del progreso” el recordado Hotel Majestic víctima de aquella vorágine emprendida desde el año 1945 durante la reurbanizaciòn del Silencio.


Para la construcción de este complejo tuvieron que abrir un inmenso hueco que arrasó con la parte sur del cuadrilátero histórico de 25 manzanas y, junto con la avenida Bolívar, dividió el centro en 2 mitades.


Y como dato curioso, según investigaciones arqueológicas realizadas en un patio del Palacio de las Academias, en los años 90, donde construyeron las Torres de El Silencio existió una ranchería indígena en el siglo XVII, una invaluable referencia histórica del pasado indígena del valle de Caracas y de la formación de cinturones de miseria en la entonces periferia de la joven ciudad.

No soy enemigo per se del progreso, pero creo que algunas “cosas” allí privaron antes de desaparecer una gran parte de la historia de nuestra Ciudad transformándola en una amalgama de cemento que si bien en algunos casos se justifica a mi entender en otro no..


Crónica: Douglas Valero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s